Imagen relacionada

 

Sentada aquí, donde nadie puede verme, con mil preguntas, algunas contestadas por otros, creyéndose sabedores de todo, aconsejan gratis quizás porque sería su sueño o meta sin realizar, viéndome a mí como su proyecto en un cercano destino, otros comentan desde la barrera se ven muy bien los toros, pero que harían si estuvieran en el ruedo frente a frente a ese animal. Que sería si caminara hacia atrás, cometería los mismos pecados, los mismos errores sabiendo cual sería mi destino, amaría a personas sin huellas en su corazón porque eran ellos quien te dejaban heridas tan sangrantes que jamás me recupere, quizás perdí los días, fechas, años por tan cruel dolor embargada sin sonrisas tan solo muecas. Al caminar por nuevos senderos me da miedo dar un traspié, caer al fondo de ese abismo jamás conocido porque nadie vino a decirme como era de oscuro, si había alguna salida, tan solo creencias de volver a ser feliz e inmortal, respeto a lo desconocido, a volver a sentir terrores diurnos al no saber moverme entre tanta gente que me acobarda sin saber que agonizo sin sentir una mirada amiga, una mano que me guie con seguridad, caminos nuevos que me harían olvidar mis recuerdos de ti, de tu risa jovial, de tu mirada verde grisácea en días de tormenta, de tu voz llamándome en la noche cuando la luna te guiñaba un ojo y pensabas que te iba a llevar lejos de mi. En esta edad mía, ya poco importa pensar en caminar por campos llenos de luz y aromas a hierba mojada después de una fina lluvia en mayo, pensar en noches estrelladas reflejadas en un mar inmenso que hasta su horizonte no sabría llegar porque siempre iría sola sin tu compañía. Aquí sentada sin saber muy bien qué haría si tú estuvieras frente a mí, aunque tan solo fuera un segundo, no recordaría heridas de tantos años de penurias, no recordaría días que me parecían noches, no recordaría tanta lluvia dentro de mí que ahoga si alma en remordimientos sin saber porque, tan solo por un segundo de volver a tenerte daría lo que me queda por caminar, sentada me quedaría sin mover ni una pestaña, porque es a ti al que quiero ver y sé que eso no podrá pasar, quizás si es verdad que después de esta vida hay otra, te veré volver a reír, a mi lado olvidando todo lo vivido en esta vida terrenal.

©Manoli Martin Ruiz