Ahora que nadie me ve
dejo estallar la tormenta
en la soledad de mi cama,
sin censuras y sin cuentos.
Decidí aceptar por fin
que todo cambia,
que nada es
…y todo parece…
Decidí que me quedo conmigo,
y con quién conmigo
…se quede…
Decidí dejar salir la tormenta
ahora que nadie me escucha,
ahora que casi nadie …me ve…

©(Duendecilla)