Contemplo tus rayos de miel
en el Crepúsculo,
mis emociones colapsadas
aún hacen ruido,
me invaden las dudas,
son olas
que se estrellan en mi conciencia,
como lentejuelas
o espejos irreflejables,
siento temor de mis sentimientos,
mi tranquilidad se tambalea,
¡te pienso tanto y tú tan lejos!
naces como Narciso
de perfume hermoso y ausente,
soy quimera en tus días,
alegría al despuntar el día,
tristeza en las despedidas,
amor ajeno de mi vida,
¡que desdicha la mía!
emociones necias,
¡amor pagano!
que me arranca a pedazos
la cordura, la fe,
estoy perdiendo, y no quisiera,
enciende tu luz
aunque se apague la mía,
¡distancia derrumba tus muros
y lleguen sus labios a los míos!
es más que las ganas de sentirte,
más que la inquietud que me domina…

© Silvia García Sandoval