Un brindis
por cada duda
resuelta,
por cada cicatriz
sin mantequilla,
por cada vez que
hemos sido ave
de paso sin haberlo
buscado,ni pedido…
Un brindis
por cada pecado
con o sin  motivo.
Por cada minuto
robado a mi reloj,
que ahora va lento,
pero marcando
de nuevo la vida …
Un brindis por mi
y por ti…
Por los regalos
que nos hicimos,
por los que quedan
por vivirnos ..
Y es que ni
Julieta murió
por amor,
ni Juana
estaba tan loca
ni en Monstruos S.A,
el inocente
era siempre
un niño…

©(Duendecilla)