Nacen sus troncos unidos

entrelazados y desnudos

sus hijos en primavera

abren sus capullos

con aromas suaves como el amor

su efímera vida hacen desojarse

sus pétalos de nácar

desnudan su corazón

amarillo de tristeza

de su fugaz esplendor

cayendo al suelo de sus ramas

como hojas desprendidas

del del árbol del corazón

su aroma queda perdida

y su olor en el recuerdo.

© Matilde Folgoso Bravo