¡No, no puedes!

¿Puedes llamarlos
momentos indecentes?
¡No, no puedes!.
Son la sal de la vida
y su ingrediente principal…
el amor

Besos de fuego… largas llamas
que encienden el cuerpo.
Pura pasión sin razón.
La mente disuelta de la linfa
que mana veloz de vasos
y llena de alegría los envases.

El corazón marcha
a golpe de tambor latente…
fantasías, ganas inexpresadas
en espera que alcance
el satisfecho… largo
placer.

© Greg D.

Cada comentario es un cariño, con tu opinión das impulso al motor que mueve esta nave… ¿No ves tu comentario? ¡Espera estamos valorando si realmente es un cariño. …¡¡¡Gracias por la visita, gracias por el impulso…y sobre todo por el cariño!!!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s