Qué no necesitas poemas
i tú, eres el poema !
Uno con cabellos de sol
y la noche en sus pupilas…
Sonrisa desangelada
ahora mientras me miras …
Y me vienes a cambiar
el corazón de bolsillo ,
diciéndome que te vas,
adonde no alcancen mis hilos,
y el cielo se vuelve papel
y la varita invisible…
Pues cambiar las cosas
no puedo,
mandar al corazón no sirve …
Me quedo mirando
esos dos cielos oscuros
cuando están tristes,
con aguas cuando sonríen …
Me miras y, yo te miro
me hablas desde el silencio
poniendo sobre mis hombros
el poder de todos los tiempos…

©(Duendecilla)