Un día de estos, un día cualquiera, marcaremos un beso en nuestro calendario…

Un día de estos, un día cualquiera, desnudaré a besos tu alma, y llenaré tu corazón de poemas nuevos…

Un día de estos, un día cualquiera, despertaré al escuchar tus latidos envolviendo mi cuerpo, anunciando tormenta de besos…

Un día de estos, un día cualquiera, dibujaré historias en tu espalda
y mil travesuras perversas , buscando esa respuesta que
hasta la respiración me queme
al sentir tus manos de seda…

Y es que llegaste tú y cambiaste la ropa de armario, vestiste mi corazón de verano y mi invierno de primavera con la seda de tus manos…

©(Duendecilla)