Te podría dar mil razones
para que entiendas
que no puedes pelear
por lo que nunca fue tuyo.
No pierdas tu propia luz
y dale nuevo rumbo
a tus sin sentidos…
Pues esos gusanos
que te carcomen ,
mientras su veneno
corre por sus venas,
tejen despacio
cárcel de seda .
Reajusta tu reloj,
tiempo no pierdas,
pues el invierno de la vida asoma
por el bostezo de tu tierra…
Busca enredaderas nuevas,
abre las ventanas y recoge
tanta lava que te hace delirar,
y sentir el suelo.
Puedo entender tu pelusa
frente a esa diosa…
Esa flor que te vence
sin hacer guerra,
pero hasta ahí,
ya el don de la paciencia
llega…

©(Duendecilla)