Besos aprendidos

En tu ausencia, fueron aquellos tiernos y apasionados besos tuyos del pasado los que me alimentarían cada día tiempo después.

Aquellos besos, sí; tan inocentes al principio, como jóvenes e inexpertos que éramos en esto del amor, pero que luego fueron ganando en calidad y cantidad y transformándose en sinónimos de pasión encendida entre los dos. Hasta el punto de que bien pronto nos acostumbramos a ellos cada día de manera irrenunciable, los necesitábamos para seguir viviendo; y ¡qué mal lo pasábamos!, por contra, cuando no los teníamos el uno del otro y al revés…

Eran nuestro regalo más querido en el saludo diario y también en la despedida. Eran el termómetro exterior que marcaba nuestro estado de ánimo interior; pues dependiendo de la pasión que el otro ponía en ellos, podía adivinar el que los recibía su talante en aquel momento: si algo le estaba molestando, si le afligía algún problema o no, si algo no le iba bien y chirriaban hasta cada uno de los minutos a medida que iban pasando las horas del día…; o si, por el contrario, era feliz en aquel momento, en definitiva.

Pero ya dice el dicho popular que tanta felicidad y tanta dicha no puede durar mucho en el tiempo. Y, en nuestro caso, por circunstancias laborales sobrevenidas e irrenunciables a un tiempo, hubimos de separarnos temporalmente; aunque en nuestro ánimo anidó desde siempre la esperanza de que fuera por el menor tiempo posible.

Y era entonces, cuando la tristeza me envolvía, y en mi corazón seguían anidando tus recuerdos, en esa ausencia tuya junto a mí, cuando aquellos besos tuyos del pasado me reconfortaban y alimentaban el alma, y hacían que, a pesar de la distancia, notase tu presencia un tanto cercana por momentos.

Aquellos besos del ayer que alimentaron, en abundancia en ocasiones, primaveras alegres y veranos cálidos e incluso tórridos; sustentan ahora, bastante en precario, este nuestro particular invierno de amor en la distancia, que se me está haciendo especialmente largo por la ausencia tan sentida de tus besos.

© J. Javier Terán

 

Danzas Para Mi

Danzas para mi
toda la noche,
eres sensual y salvaje
como una pantera negra.

Ya mis ojos
llenos de deseo relucen
como faros
y mis manos te buscan
dondequiera tu te alejes.

Pero no dura
así tanto tu fuga
de hembra astuta y segura,
que hechiza seduce y golpea.

Soy yo que ahora tengo el mando
ahora mis manos
te ciñen los flancos
te pido, te anhelo
te exprimo.

Te beso con gran pasión
sonrío socarrón y feliz
mientras tu danzas para mi.

Las medias negras
quitas  lentamente
y yo con la lengua subo impaciente.

Lamo cada lado escondido,
hasta allá abajo donde el placer
supremo espera de llegar a la meta.

Mi infinita gana,
ahora traspasa tus más íntimos confines.

Como una ávida fiera
bajas mi cremallera,
restregándote y resbalándome encima.

Has aferrado tu presa,
real y majestuoso miembro,
caliente como un viento de agosto.

Explota en nosotros el fuego
y ahora la danza se interrumpe.
En ti mi lluvia irrumpe dentro de ti,
caliente y arrolladora.

De ceder aún no es el momento,
y continua la danza,
continua el tormento
tu fuego aún no se ha extinto.

© Greg D.

EL TESTIGO

Eres el testigo y crono
De cómo transcurre el tiempo,
El grabado de un lamento
Y las subidas de tono.

Tú, compañía soportas
De todos los animales,
De la urbe y arrabales
A tus entornos exhortas.

El que crece y nos da fruto,
El que tiene muchas ramas,
El que su sombra derrama,
El que soporta hasta al bruto.

Con tus ramas nos calientas
En las lumbres de campaña,
En chimeneas te apaña
subyugar y nos alientas.

Árbol que das verdor,
Árbol que das consuelo,
Desde la copa hasta el suelo
Y a todo tu alrededor.

Eres una paradoja
Con respecto a los humanos,
Con calor nos desnudamos
Y a ti te viste la hoja.

En invierno estás desnudo,
Mientras nosotros vestidos.
En primavera cosidos
Tus brotes que sacas mudo.

Yo te planté hace unos años
Y al siguiente diste fruto.
Aunque me creas un bruto,
Con manguera te di baños.

Tu sed el agua la sacia
Y la tierra te alimenta.
No me lo tengas en cuenta,
Mas cuidarte no es falacia.

Así transcurre mi vida
Bien al lado de la tuya.
Como yo aguantas la bulla
De los vecinos asida.

Transcurre el tiempo, cada año
Pasan las cuatro estaciones
Y nosotros, remolones,
Procuramos no hagan daño.

Cuando el fatídico día
Que desaparezca llegue,
Tu sufrirás la alegría
De que mi huella en ti quede.

Y así serás el testigo
De que un tiempo yo existí,
Y aunque un día me morí,
No quedaré en el olvido.

© Antonio Sánchez-Gil

El horizonte de la noche…

Resultado de imagen de imágenes de luciérnagas

Imagen de Google.

No veo el horizonte de la noche

oscura, sin luna y sin estrellas

oscuridad del alma negra que

me hiere.

Me acompañan  las luciérnagas.

 Y  alumbran  mi sendero, lleno

de tinieblas, ellas me hacen ver

las piedras del camino.

Sombras y alas de libélulas van a

mí lado, y me hacen observar y

escuchar los sonidos de la oscuridad

y los enemigos que me acechan.

El fondo de la noche es cada vez más

 oscura y está cada vez más plagada

de ruidos extraños, que me dan miedo.

Son pájaros de mal agüero negros

 al  igual que  la noche y se confunden

con ella y  me atacan y me picotean

en las manos.

 Con la misma impunidad que un

 fantasma sin cadenas  me engañan y me

seducen he intentan llevarme a su

nido.

Horizonte azul …¿dónde estás?

¡Amanece ya! que la noche es larga

y demasiado negra, oscura  y tengo

 mucho miedo a no despertar.

Ya de tanta oscuridad y  mí gran

fatiga, me dejan  abatida  y con

 una gran debilidad, que ya  es

mi amiga.

Carmiña Carmela

SENTIR, NECESITAR

 

 

Resultado de imagen de sentir y necesitar

SENTIR
Sentirte caminar a mi lado me llena de confianza.
Sentir la brisa como alborota mi pelo es vivir.
Sentir como gira la tierra es agradecer la noche.
Sentir el calor en mis mejillas es sonreír.
Sentir pena es saber valorar la alegría.
Sentir vida a tu alrededor es saber respirar.
Sentir la soledad es saber que tuve compañía.
Sentir remordimiento es saber que alguna vez actué mal.
NECESITAR
Necesitar alejar la soledad para poner risas en mis labios.
Necesitar seguir contigo para ser amada.
Necesitar un tiempo de espacio para seguir viva,
Necesitar al sol y a la luna para soñar.
Necesitar caminos de futuro para olvidar el pasado.
Necesitar tu calor es amarte sin ataduras.
Necesitar ser persona es renacer de mis cenizas.
Necesitar susurrar tu nombre es saber que te ame.
Sentir y necesitar no es quiero por obligación es amar libremente.

©Manoli Martin Ruiz

MIERCOLES

Mirando por mis ventanas, ventajas extrañas
no existen, tan solo es un apaño
cuando la tecnología es inexistente,
Increíbles las razones aparentes son
más, los engaños de continuo… aburren
hasta extremos insospechados,
Extremados los días se remueven
iniciando la subida del mercurio
sin jugar a ser científicos,
saltan las temperaturas a destajo
y sin Rendirse las cifras, se alteran demasiado…
tanto, que se caen después por su propio peso
aCogiéndose a situaciones muy dispares,
latentes a menudo se muestran
aunque, les falta Originalidad
que por no tener ideas, carecen de ellas
Librándose de las redecillas incompletas
surgen incomplementos llenos de llagas
quemándose por sus propios pies,
Escurriéndose por las laderas internas
de sus recipientes cristalinos
repletos de ese liquidito que sube y baja,
como si fueSe la última moda a competir
no teniendo contrincantes expertos

Palencia, miércoles 29 marzo 2017.
Acrostico n.09/2M15

© Mia Peman

Los cuatro elementos…

Resultado de imagen de imagenes de los cuatro elementos

Tierra…Para cultivar el amor y sembrar muchas semillas, expandirlas por todo el planeta, que llegue a todos los rincones a todos los cuerpos a todas las vidas.

Agua…Para lavar las heridas y regar las semillas esparcidas con amor y calmar tú sed y la mía, la de él  la ellos y la de todos.

Fuego… Para quemar todo lo malo del pasado, del presente y del futuro, para calentar nuestro fuego encendido en el hogar, en nuestra cama cuando hacemos el amor, en todos los lugares donde haya frío donde falte un abrigo.

Viento…Fresco que nos refresque  en verano y caliente en invierno, viento que me  de en el rostro cuando me sofoco, limpio sin humos para respirar a pulmón abierto, sin contaminación, sano como fue creado, suave para acariciar las noches amor he ilusión bajo la luna.

(Haiku)

Tierra estéril

Agua fresca te doy

para germinar…

c268b-corazondorado

Viento soplas

fuego encendido

agua que muero.

Carmiña Carmela…