Resultado de imagen de cementerio de niños

 

Siempre nos atormenta el destino, que pasara mañana, que nos deparara el futuro más cercano y porque no el futuro más lejano, siempre decirnos a nosotros mismo espero verme dentro de unos años, sentada frente al mar , respirar y ser cual ave libre de horarios, libre de monotonía. En el futuro más cercano, pensamos en ver crecer a nuestros hijos, casarlo y disfrutar con ellos de su compañía, porque a mi pensar un hijo es el mayor tesoro que tenemos. Ahora me pregunto yo, ¿Por qué matar a un hijo?
En mi humilde opinión, no hay perdón ni terrenal ni celestial perdón para esos seres maquiavélicos, seres, ellos no tienen derecho a la vida, creyéndose dueños de su prójimo los mata, a su defensa diciendo a los cuatro puntos cardenales, que los ha matado porque los quería más que a su vida, los he matado porque su madre se separo de mí, así hago daño a su madre por no quererme a mí.
¿Por qué matar a tu hijo? ¿Por qué no te matas tú?
Que daño te han hecho tus hijos, ni tan siquiera ellos te pidieron nacer y mucho menos te eligieron como padre.
Nunca has pensado, que quizás si tu mujer te dejo seria porque vio en ti al ogro que llevas dentro, qué a la cara de la galería eres un hombre que quiere a su mujer, que adora a sus hijos porque son sangre de tu sangre, que son lo más sagrado para ti, y puertas para dentro eres un ser malvado con ideas retorcida, que vas calculando paso a paso tu crimen , matar a tu ex mujer, o peor aún, por intentar hacer daño a ella, matar a tus hijos, ¿Qué culpa tienen ellos?
Para rematar tu crimen dices: los mate porque no quería que vivieran con esa perra.
Mi rabia, mi repulsa, mi odio, mí cólera, mí condena mas extrema es para ti, no me sirve ninguna artimaña que te inventes, eres un asesino y eres un mal nacido por tu crimen y recuerda, nadie es de nadie y ellos no te pidieron nacer.

©Manuela Martin Ruiz.