La escribo en la capa de cada pensamiento que sigue el primero
Acoplo colores y formas luces y sombras para decirte, te amo

Para recorrer tus senderos salto precipicios
Observando como me sigues en cien acrobacias
Extasiado como si tuviese delante un cuadro de Van Gogh
Suspiras por una voz enmudecida sobre silabas del viento
Improvisando un canto que el cuerpo aflora y hace vibrar
Almas como cuerdas tensas de un instrumento

Demuelo cada defensa en la onda que así semeja a tu voz
Extingue atávicos miedos y me cuenta historias olvidadas

Lo indomable del fuego nos posee sueltas las manos en el juego
Ocasionando que nuestros cuerpos reaccionen al placer
Supremo, eminente y sublime goce

Sensual que nos empuja al largo como velas
Embriagados de nuestros mismos humores licuados encendidos en el rostro
Nacidos de la respiración de emociones nuevas después de estar a largo
Todas resbaladas en un fondo explorando secretos abismos con la gana
Impetuosa de un verbo que explica el amor, que sea nuestro… sublime,
De tal manera que juntos formamos de una madeja un
Ovillo enrollados jadeamos al unísono en un acto de amor
Siempre unidos, satisfechos y amándonos.

© Greg D.