Anne d’Abbadie. (2ª parte)

Anne d’Abbadie. ( Relato # 2)

Anne no entendía que le estaba pasando que no podía apartar su mirada de aquellos ojos negros brillantes. Su mirada ejercía una especie de atracción magnética que le impedía mirar a otra parte. Sus labios eran tan finos… y se veían tan suaves cuando iba saludando con una sonrisa a sus amistades, mientras avanzaba hacia el fondo del salón entre el parpadeo de las luces, el bullicio de la gente, la música y esa nube propia que envuelve los locales nocturno con el humo de los cigarrillos… y ella era ¡tan guapa y elegante! que perdió hasta la noción del tiempo…
Hasta el instante mismo, en que Alex le dio una suave caricia en su hombro izquierdo y le susurro al oído…
– Eh eh qué te pasa…
– No, no nada, no sé ¿conoces a ésa chica alta?
-¿Cuál, la del abrigo marrón ?
– Sí, ésa misma.
– Y qué tiene de especial
– No lo sé…
-¿Quién es?
– Es Brigitte, viene casi todas las noches con sus amigos, es modelo de una firma importante, y los demás trabajan también para la industria de la moda.
Sabes Alex, son un grupo muy interesante y un tanto peculiar ¿ no crees ? son tan diferentes, que hasta me parecen envidiables.
– Anne, mira con cuidado para no llamar la atención, fíjate en la chica de la chaqueta negra, ¿la ves…? se llama Adele y es su pareja.
-Qué dices, ésa…
-Pero Anne? tú…eres…
-No, que dices… no, no lo sé Alex… yo… mira mejor nos vamos.
-Si quieres te la presento.
– No, ahora no, quizás mañana, ya es muy tarde y tengo clases de Derecho Romano a primera hora de la mañana, a las nueve y veinte con el Doc Andrius y no soporta las llegadas tardes, anda vamos, llama un taxi, me dejas en mi casa y nos vemos mañana en la noche.

Eso fue todo cuanto hablo Anne en el viaje de regreso a casa, parecia un poco ida, como en una nube.
Cuando finalmente el taxi se detuvo a Anne le costo un poco incorporarse.
-Estas bien Anne ¿ quieres que te acompañe a tu piso?
– No, Nicolay esta en casa, y ya sabes…
Anne se quito los zapatos para no hacer ruido subió en el ascensor, y caminó de puntillas hasta la puerta de su apartamento, introdujo la lleve muy despacio en el cerrojo para no hacer ruido; pero Nicolay estaba sentado en el sofá esperando con un…

© Hergue Azul.

2 comentarios en “Anne d’Abbadie. (2ª parte)

  1. Dicen que las segundas partes no son buenas, pero esta es muy requetebuena!
    Espero la 3ª, y si no la leo, es porque no estoy por esos lares y ni en los otros, ajajjaja
    Otro saludo

Cada comentario es un cariño, con tu opinión das impulso al motor que mueve esta nave… ¿No ves tu comentario? ¡Espera estamos valorando si realmente es un cariño. …¡¡¡Gracias por la visita, gracias por el impulso…y sobre todo por el cariño!!!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s