Triste porvenir espera
al obrero en su trabajo
por no mandar al carajo
los miedos de la flojera.
Despierta de esa quimera
que callado te adormece,
mientras pasivo te ofrece
solo escorias y desecho,
vulnerando ese derecho
que todo esfuerzo merece.

Te nacieron soberano
no te dejes convencer
sometiéndose al poder
con maltrato de tirano.
Eres cosecha y verano
no la tierra de barbecho,
ni ese rebaño maltrecho
que acepta desolladero,
ni propiedad de aparcero
que le quitan su derecho.

Nos sigas tras el regalo
como al burro de la noria
buscando esa zanahoria
que le cuelgan en el palo.
Nos cuelan reparto ralo
estos malditos cabestros,
unos pérfidos maestros
ungidos por la cruzada
que nos roban la tajada,
recitando padrenuestros.

Autor: José Salas Salas
Barcelona 12-02-15 (Es)
Foto: De Internet.