TENGO QUE ADMITIR…

Tengo que admitir que te extraño,
mi chiquillo,
mucho más de lo necesario,
dulce amor mío.
Extraño tu mirada pícara con chispas de malicia,
tus pequeñas cosas que tan bien ocultas
con tu sonrisa de lágrima…
Que bien sabéis ¡cuánto me gusta…!
Cuánto provocas en mis ansias locas,
de querer besar la comisura de tu labios,
de devorar tu infinita boca…
De perderme en tus brazos …
De amarte a gusto, bien, bien despacio…
De hacerte mío, sólo mío,
y de vivir éste holocausto de pasión..
¡De susurrarte al oído te amo, te extraño, te necesito,
al oído mi chiquito…
!De gritar quédate…!,
quédate por siempre conmigo
dulce amor mío,
te lo suplico…

© Hergue Azul