Primer Amor

 

Ella no paraba de mirar el reloj,
ya estaba deseando salir de clase para verle.
Al fin sonó la alarma del colegio
que indicaba que ya podían irse.
Ella y su amiga fueron de las primeras en salir,
iban charlando y riendo
cuando de pronto le vio,
estaba ahí como todos los días
tan guapo como siempre.
Se quedaba embobada mirándolo y pensaba
que era una pobre niña y que él
nunca se fijaría en ella,
seguro que tenía un montón
de chicas de su edad con las que salir.
Así pasaron días y días
y seguía soñando,
se conformaba en verle
solo al salir del colegio.
Pero un día él se les acerco
para preguntarle por el nombre de una calle,
casi se le salta el corazón
¡que voz tenia!
otro día ella estaba en la playa
y él se acerco y la saludo
y hasta le invito a un helado,
así pasaron los días
y se veían cada vez que podían.
El se pasaba horas y horas esperando
para poder verla,
le cantaba canciones al oído
y le escribía cosas bonitas
en cualquier cosa que encontrara,
servilletas cigarrillos.
Ella lo iba guardando todo, en una cajita…
Hasta le enseño a besar
sentados en una roca mirando el mar.
Ahí él le dijo que vivieran el momento,
que él tendría que marcharse un día
a su tierra y terminar su carrera
y no quería compromisos
aun así ella acepto.
Así que llego un día que él se marcho
y ella sabía que ya no volvería a verle.
Pasaron los años, cada uno hizo su vida
se casaron, tuvieron hijos.
Pero ella seguía teniendo la cajita
y en sus días de melancolía
le gustaba leer sus cartas,
sus poemas sus frases dedicadas.
Para ella fue su primer amor.
Un amor que dicen nunca se olvida.

© Marga Rullan