Nuestro travieso Cupido
estaba un tanto tomado
haciendo blanco elegido
con el dardo envenenado.

Lanzó el arquero su flecha
un catorce de febrero
y fue a clavarse derecha
en un tronco del tercero.

Esta suerte de unos otros
algunas veces alegra,
si nos quedamos nosotros
sin la brocheta de suegra.

Por ello con todo esmero
siempre celebro a Cupido
y el catorce de febrero
yo le estoy agradecido.

¡ Feliz día de enamorados…!
(brocheta…incluida )

Autor: José Salas Salas
Barcelona 13-02-17 (Es)
Foto: De Internet.