¡AYES!

¡AYES!

¡Ay! de quien ama
con todo el corazón,
llorará en su cama
al morir la pasión.

¡Ay! de esa ventura
que llega sin llamar
provocando tu locura
y tus ansias de amar.

¡Ay! del alma saciada
que deja el agua correr;
cuando esté agostada
será tarde para beber.

¡Ay! Del dulce beso
bajo una luna plena
y de ese embeleso
que a sufrir te condena.

¡Ay! de aquél que llora
por un amor acabado,
no gozará otra aurora,
sus ojos habrá secado.

Y, ¡ay! del que no ama
y nunca ha llorado,
perecerá en esa calma
y acabará asqueado.

© Isabel San José Mellado

Cada comentario es un cariño, con tu opinión das impulso al motor que mueve esta nave… ¿No ves tu comentario? ¡Espera estamos valorando si realmente es un cariño. …¡¡¡Gracias por la visita, gracias por el impulso…y sobre todo por el cariño!!!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s