Anhelos de piel morena.

 

De celos ciega, la luna
se esconde tras la cañada.
Se camufla entre las sombras,
para no mostrar su cara.

Envidia la piel morena
de aquella niña gitana,
que desnuda bajo el agua,
como una sirena danza,
arropada por las olas
que la arrastran a la playa.

De celos ciego, mi amor
se desborda en mis entrañas,
por ese mar encendido
que lascivo la atenaza,
que la engalana de espumas
como a una novia entregada.

Arde en deseos mi pecho,
el fuego me quema el alma,
viendo como la envuelven
caricias de agua salada,
mientras mis manos vacías
nunca pueden abrazarla.

Anhelo tu piel morena,
mi bella niña gitana.

© E. Camacho.