La música serena suena
como vals para Sofía Viola,
tenue marchita el violonchelo
melancólicas las liras lloran.

Mientras la muerte asoma
entre blanquinegros velos
sin prebendas ni coronas.

Enjuta y flaca es su figura
fieles epitafios la nombran
entre rosas, lirios y magnolias,
con rancia poesía canónica.

¡Y tiene el corazón tan negro !
que de penas lloran las violas
melancólicos los timples vibran;
mientras su enjuta figura llega.

Pero tú, no te detengas ¡ baila… !
Sueña al compás de sus violines.

MIENTRAS LA MÚSICA SUENA.

© Hergue Azul