consumado

Con la vehemencia que me trastorna
quiero que mi respiración
te guíe por los senderos
que mi desesperación ha trazado,
y en tu cuerpo excitado
se escriba mi historia con susurros y caricias todas locas,
frenéticamente meterme dentro
con todo el ardor contenido
¡abrázame cielo, que ser tu nube favorita quiero!
¡tuya para ti, por siempre!
náufragos perdidos
buscando emociones furtivas
en los mares iracundos
de inmensas fantasías,
en una de mis noches
soñé que despojabas
de mi cuerpo prendas y prejuicios
dejé que ese sueño
consumara mis anhelos,
como olvidar tus manos
en mi piel de bronce palpitante,
mientras sujetabas mis labios
con los tuyos
saboreándolos cual dulces
frutos,
apasionado y loco,
fuiste más allá
donde se juntan los placeres
y nada se detiene
sucumbiendo debilidades
como tornados arrasando,
valles y montañas
ya llegará la calma,
mientras, demos rienda suelta
a esto que puede no ser nada,
pero nos domina,
nos transforma
y convierte en vergeles
los desiertos

© Silvia García Sandoval