almendros-en-flor

Me muestras amorosa ese cariño
tan llena de ternura y compresión,
que tus brazos arrullan este niño
perdiendo en tus caricias, la razón.

Y olvido con frecuencia la cordura,
gozando las delicias del momento,
en las mieles cargadas de ternura,
maná de una pasión y sentimiento.

Trepidan su latir… dos corazones
al ritmo de un embrujo enamorado,
avivando en su fuego las pasiones
en este maremágnum desbordado.

Y ajenos al reposo… y a la calma
sacamos el amor de nuestra alma.

Autor: José Salas Salas.
Barcelona 03-02-15 (Es)