Se queja con amargo desconsuelo
después de casi lustro gobernando,
lo sola que gaviota, está quedando
con todos recelando del mochuelo.

Tirasteis la esperanza por el suelo
a golpes de decreto gestionando,
la abundante confianza liquidando
haciendo el absoluto… reyezuelo.

Es poca penitencia a la arrogancia,
mermando denostados ganapanes
y pasarnos la peste por fragancia,

hasta llenarnos la casa de truhanes,
dejando que campase la mangancia
tapando a los amigos los desmanes.

Autor: José Salas Salas.
Barcelona 31-01-16 (Es)