https://florprofusa.files.wordpress.com/2016/12/51603-adios_002.jpg?w=560

Y ellos se perdieron,

se perdieron de la magia que un día los encontró, de largas caminatas tomados de la mano hablando mil tonterías.

Se perdieron de volver a mirarse a los ojos y dejar que una mirada todo lo dijera, todo aquello que los labios y la distancia jamás dirían

Se perdieron de amaneceres uno al lado del otro, de sentir esa tibieza de un cuerpo junto al otro.

Se perdieron de cientos de recuerdos que pudieron haber compartido, quizá de historias que pudieron haber escrito juntos.

Ciertamente les faltó vivirse,

les faltó sentirse,

les faltó creer que aquello que sentían podía ser inquebrantable,

podía haberles dado el valor que ambos necesitaban para hacer de un sutil encuentro el más hermoso de todos los cuentos.

Y ni las caminatas,

ni las miradas,

ni las historias por escribir,

ni los recuerdos por compartir,

superaran la desdicha

de haberse perdido

el uno del otro.

© FlorProfusa