Has entrado en mi vida,
sin sigilo pero con fuerza,
como una gata alcanza a su presa,
pero sin darte cuenta, tu sombra era la presa.

Despacio con sigilo de felino
Así entré a tu vida
Mostrándome mí sombra para cazarte a ti

Presa tu sombra de ti
al igual que preso yo de tu sombra
Yo soy tu sombra,
y tú, tú eres mi presa

Tú eres mi capricho, yo la musa traviesa
y voy a cazarte con guantes de seda
y zapatos de tacón de aguja fina
y aun así sigilosa te atraparé en mis redes.

Y ahora que tú yo somos uno
hagamos el amor, compláceme,
desnudándote lentamente, Amor
como sólo tú sabes hacerlo,

Y ahora que solo somos uno
ve desnudándome poco a poco
mientras te arranco lentamente la ropa
hagamos el amor con deseo y lujuria.

Deslizando mis manos, mis dedos
rozando tus pechos,
bajando hacia tus caderas,
para volverte loca.

Deslízate por mi piel con sutileza
Baja despacio por mi bosque encantado y detente
Mientras te recorro palmo a palmo con mis manos
Con mi lengua traviesa…
Te volveré loco de placer.

Deslizo mi lengua
entre tus piernas,
abriéndote lo más oculto
entre temblores y suspiros.

Entre contorneos casi salvajes
Te deslizas entre mis piernas
Ávida de ti, entre temblores y suspiros
Nos consume el ímpetu de este fuego.

Eres brasa candente,
tu piel arde caliente
Coge mis manos,
deslízalas en medio de tus muslos.

Eres volcán de lava hirviendo

Siente como mis dedos te queman,
deja que tus piernas
rodean mi cuerpo,
mientras entro en tu hoguera

Cubro mi cuerpo con el tuyo,
ahogo con mis besos
tus gemidos de placer,
que mi lava ardiente entre en tu vientre

Soy Brasa, soy fuego
cuando acaricias mi piel
y así ardiendo y deseoso,
casi sin aliento de tanto placer,

Me dirás, que me deseas,
deseas que cada vez que te tomo
te queme con mi fuego
y así sentirte más mujer

Desbordan todos mis deseos
arrancarte gemir tras gemir,
quiero tener siempre,
lo que hoy me haces sentir

Tu cuerpo se estremece,
Calmo este éxtasis que fluye dentro de ti….
Cada minuto, cada segundo
tengo ganas de ti.

Insaciable como una gata salvaje
deseosa y ansiosa de tu pasión
apaga la luz y entre beso y beso
consumiendo una y otra vez…
nuestra sed de amor.

Entra en mi guarida
y siente como se queman
nuestras horas de amor
una y otra vez…deséame
con tu ímpetu de fuego.

Poséeme.

© María Luisa Blanco & Greg D.