¡Cómo te extraño!

Quisiera, que hoy que, por los imponderables del destino, al igual que ayer y que siempre, me sigo encontrando alejado de ti, un tanto bajo de moral y con el espíritu arrastrándose ya por el mismo suelo, me contases, así una detrás de otra, sin pausa alguna, tantas cosas tuyas como te fuera posible.

Porque, siendo tuyas, lo serán también un poco o, sin duda, un mucho mías por mor de lo que vivimos juntos, que fue algo excelso y maravilloso. Y, a la par, si quieres, te confesaría yo otras mías….; que, por la misma razón, serían igualmente tuyas.

Porque tú sabes que no fue mentira nuestro amor. Que lo que vivimos no fue un sueño, aunque en más de una ocasión, por razones obvias, en efecto estuviese presente en nuestros sueños. Que fue vivido y sentido a la par; que no fue ninguna quimera, aunque muchas veces fantaseáramos con podernos ver y tocarnos en la intimidad; sentir nuestras manos entrelazadas y nuestros cuerpos bien pegados. ¿Cómo hubiera sido un encuentro así…? ¡Nos hubiera sentado tan bien…!

Y es que nuestro amor fue real, sí muy real…,¡amor!; aunque en la distancia…, eso sí….. Y sobre todo, en el pensamiento y en el corazón de cada uno de nosotros. Nunca pasó más allá de los papeles y de los “te quiero” virtuales, que las redes sociales nos acercaban cada día. Y que, nosotros, cual chiquillos tiernamente enamorados que cada día acuden a clase y anhelan encontrarse, ansiábamos poder leer de buena mañana.

¡Cómo te extraño, amor!, ¡cómo te echo de menos! en mi pantalla cada mañana, y cada tarde, y cada noche…, ¡te quiero!

Quizás el destino, nunca escrito para nadie, nos procuró a nosotros este encuentro, que fuimos matizando, palabra a palabra, hasta convertirlo en un sentimiento. Y, sí, yo también ansío saber de ti.

Tú ya sabes que siempre sonrío y que mantengo mi moral lo más alto que los días me permiten. Es una tarea difícil, porque te recuerdo, te necesito y tan sólo te dedico esa sonrisa para que te animes. Yo también te extraño, cariño; más de lo que jamás puedas imaginar… Te busco en los sueños y acompaño nuestra realidad furtiva en la distancia con tu recuerdo.

Qué podría contarte ya, mi amor, si te conté tantos momentos míos…, tantos secretos, incluso los mejor guardados, que sirvieron para unir aún más nuestros destinos. Lo compartíamos como si fuera nuestra propia historia… Y claro que lo era; me enamoré de ti y me filtré en tu corazón para unir cada latido, para sentirte tan cerca como el deseo de tenerte tan junto a mí.

Y te confieso que mis fantasías nacían de tus palabras, de nuestra imaginación fértil; ¿eso es también amor?… Yo así lo siento intensamente, y te extraño porque no puedo depositar mis besos en tus labios, unir nuestros cuerpos como unidas están nuestras almas.

Cuánto sentimiento, amor, llevo guardado en mi pecho. Y claro que nuestro amor es real y nuestro encuentro sería el más maravilloso y mágico del mundo. Tan compenetrados siempre, cariño, que más que dos, parecemos uno solo. Tan cierto, como que en este instante te siento a mi lado y siento también hasta el calor de tus manos cogiendo las mías con ternura… Estás aquí, siempre has estado en mí; porque así lo decidió nuestro destino. Y aunque quizás nunca nos podamos mirar a los ojos, nada nos impedirá amarnos…; así, como dos chiquillos ante su primer amor. Y ya sabes que ese primero es el que no se olvida y se queda grabado a fuego en el corazón…

¡Cómo te extraño, cariño!; y cuánta falta me haces cada mañana, cada tarde y cada noche; cada día de mi existencia…. Hasta mañana, ¡amor!; y no olvides que te quiero; y que mañana al despertar encenderé la pantalla de mi ordenador con ímpetu de enamorados para leer tus palabras a través de la distancia, de esa distancia que desnuda mi corazón, latido a latido, para unirlo junto al tuyo…; ¡te quiero!

© Mª Luisa Blanco y J. Javier Terán

8 comentarios en “¡Cómo te extraño!

  1. No me gustan los “hubiera” porque acaban pesando. Creo en el poder del amor como una fuerza capaz hasta de luchar con el destino…
    Me encantó leeros
    Un abrazo fuerte

  2. Esta entrada me hizo sentir tantas cosas, nostalgia, alegría…amor, sentí como si la persona que tanto amo se estuviera comunicando aquí, es verdad que yo lo veo en muchas letras que leo a diario, pero hoy en esta lo sentí profundamente y quiero seguir sintiendo esta gran conexión, lo amo infinitamente y le envío también una sonrisa, un abrazo con mi alma y mi ser implícito en el…deseando saber siempre de el…yo lo extraño cada día de mi vida…

    • Muchas gracias, “el descubrimiento del amor”, por esas palabras llenas de tanta fuerza amatoria que nos has dedicado al leer nuestro post. Muchas gracias, en nombre de los dos. Y que nos alegramos de haber contribuido con nuestro relato a que se produjeran esos sentimientos.

Cada comentario es un cariño, con tu opinión das impulso al motor que mueve esta nave… ¿No ves tu comentario? ¡Espera estamos valorando si realmente es un cariño. …¡¡¡Gracias por la visita, gracias por el impulso…y sobre todo por el cariño!!!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s