Mi boca resbala
en el surco del trasero
abajo, abajo, por labios péndulo
donde gozar al instante
de un mágico sobresalto tuyo,
al lleno del placer.

Retorciendo el cuerpo de placer, sintiendo
las caricias húmedas recorriendo mis secretos
sobresaltada en un instante tan mágico
como descubrirnos desnudos y apasionados
al descubierto sin premura…

Queridos jugos destilan
de pétalos carnosos
y yo…
ahogo mi deseo
en tus miembros encendidos
que ofrecen senos túrgidos.

Emulsionando el deseo
paladeando y descubriendo
los embriagadores jugos
hechizando cada palmo de nuestras pieles
en un goce desmesurado.

Tu cuerpo se tiende,
con impetuoso ondeo,
llega y después se orla
sobre mí perdido lumbre…
y en el crecer de las ondas
yo dejo limo fértil
sobre las escondidas riberas

Nuestros cuerpos unidos ondeando
como olas de un mar bravío, embistiendo
como llamarada incandescente donde apagar este fuego
que nos deja exhaustos, entre gemidos
alcanzando los límites del olimpo.

En lo gemidos sonoros,
en los ardientes deseos,
tus miembros
que empujan…
colores nuevos se extienden
ardientes sobre pensamientos.

Entre gemidos acompasados
nos consume este fuego
tu miembro destilando en mi interior
los secretos de esta pasión incontrolada

Y sigue bailando a este ritmo
hasta que fundamos estos instantes
en un torbellino de placer
tu deseo y mi cintura
tu boca y mi locura…

© Mª Luisa Blanco & Greg D.

Narrado por: Natalia Soledad Icaran Hernández y Marcos Osvaldo Polanco Gajardo